Skip to main content

Las diferencias entre rinoplastia y rinoseptoplastia son notables. A pesar de esto, a menudo los pacientes las confunden, generando sorpresas en la consulta.

Por eso, en este post te contamos todos los detalles sobre estas dos intervenciones que tanto pueden llegar a cambiar tu vida a nivel estético y psicológico, así como ayudarte a solucionar tus problemas respiratorios. ¡Sigue leyendo!

Diferencias entre rinoplastia y rinoseptoplastia

La rinoplastia o cirugía de la nariz es la técnica quirúrgica que se practica para corregir deformidades de la nariz, como el tamaño o la forma. Es uno de los procedimientos más frecuentes en el campo de la cirugía plástica.

El objetivo de una rinoplastia es mejorar el aspecto de la nariz, su proporcionalidad y la armonía del rostro, buscando siempre la naturalidad e integrándola plenamente en el contexto general de la cara.

El candidato ideal para una rinoplastia son todas aquellas personas que les gustaría mejorar la apariencia de su nariz y conseguir un rostro más armónico. La rinoplastia conseguirá, además, mejorar la autoestima y confianza en uno mismo.

A veces no se trata tan solo de una intervención estética, sino que también se interviene para mejorar la función respiratoria y, en otros casos, se hacen ambas cosas.

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia o cirugía de la nariz, es el tratamiento de cirugía plástica facial que modifica el tamaño y la forma de la nariz. Además, puede corregir defectos congénitos, traumatismos o problemas en la respiración, ofreciendo resultados naturales.

Es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes en cirugía plástica. Su objetivo es mejorar el aspecto de la nariz, su proporcionalidad y la armonía del rostro buscando siempre la naturalidad.

Es una intervención sencilla, que tiene una duración de entre 60 y 180 minutos, dependiendo de la técnica que se utilice. Puede realizarse con anestesia general.

¿Para quién es adecuada?

El candidato ideal para una rinoplastia son todas aquellas personas que les gustaría mejorar la apariencia de su nariz y conseguir un rostro más armónico. La rinoplastia conseguirá, además, mejorar la autoestima y confianza en uno mismo.

¿Qué es la rinoplastia secundaria?

La rinoplastia secundaria es aquella que se realiza en pacientes que ya se han sometido a una o varias intervenciones de nariz y no consiguieron los resultados deseados.

Generalmente se realiza esta cirugía sobre las deformidades que hayan podido quedar en el tabique o en la forma externa de la pirámide nasal, aunque también existe un número elevado de pacientes que se someten a esta cirugía debido a un exceso de resección de los cartílagos.

Puede darse la posibilidad que en la rinoplastia secundaria se realice un aumento con injertos. En estos casos la anotomía de la nariz ya ha sido alterada, por lo tanto, serán cirugías más complejas.

¿Para quién es adecuada?

La rinoplastia secundaria es adecuada para todos aquellos pacientes que no hayan quedado satisfechos con el resultado de su primera rinoplastia. No obstante, es importante tener en cuenta que debe haber pasado al menos un año desde la primera intervención.

¿Qué es la rinoseptoplastia?

La rinoseptoplastia es una delicada intervención que pretende tanto corregir el aspecto externo de la nariz, más estético, como la desviación del tabique nasal con el objetico de conseguir una buena funcionalidad nasal.

No se trata tan solo de una intervención estética, sino que también se interviene  para mejorar la función respiratoria y, en otros casos, ambas cosas.

Este tipo de intervenciones suelen ser más largas que las anteriores, ya que abordan varios aspectos en una misma intervención.

¿Para quién es adecuada?

La rinoseptoplastia está indicada para todos aquellos pacientes que sufren problemas respiratorios o funcionales. Algunos de los inconvenientes más comunes son los trastornos del sueño como la apnea o los ronquidos, así como dificultades para respirar al practicar deporte.

¿Cómo se realiza una cirugía de nariz?

El procedimiento para la intervención de una cirugía de nariz es el siguiente:

  • El primer paso es asistir a una primera visita médica con el cirujano plástico. Se trata de un acto fundamental, ya que permite al paciente conocerle y analizar el caso.
  • En esta exploración clínica que se realiza durante la primera visita, el cirujano plástico examinará el estado de la nariz, forma, tamaño y proporcionalidad respecto al rostro y tus facciones. También examinará el estado del tabique nasal y el paso del aire, entre otros detalles. Y, en determinados casos, puede solicitarse un TAC nasal.
  • Finalmente, en función de los resultados, el cirujano plástico aconsejará y explicará cuál es la técnica más adecuada para el paciente, así como las expectativas y resultados a esperar de la operación.

Existen dos métodos para llevar a cabo esta cirugía: cerrada o abierta.

  • Por un lado, las técnicas cerradas de rinoplastia se realizan mediante una leve incisión a través de los orificios nasales (narinas). No dejan cicatriz visible y pueden corregir el dorso de la nariz, eliminando parte del hueso, corregir la forma y tamaño de la punta (cartílagos alares).
  • Y, por otro, algunas narices ya operadas o que han sufrido traumatismos requieren técnicas abiertas de rinoplastia para poder ampliar el campo de acción. En estos casos, se separan los orificios nasales mediante una incisión en la columela (piel que separa los dos orificios) y se puede revertir la nariz.

Diferencias entre rinoplastia y rinoseptoplastia: ¿cómo es el postoperatorio?

Tras la operación, se coloca una férula sobre el dorso de la nariz, para inmovilizar el hueso y mantener la nueva forma. Además, las primeras 24 horas se coloca también un taponamiento nasal con el fin de evitar el sangrado y estabilizar el tabique.

La nariz, una vez operada, no duele: puede producirse una leve sensación de dolor de cabeza y alguna molestia a nivel de la nariz, que desaparecen con los analgésicos recetados por el cirujano plástico. La zona de alrededor de los ojos puede hincharse un poco los primeros días y pueden aparecer pequeños hematomas. Si se producen incisiones, son en zonas que quedan totalmente escondidas.

El resultado de una rinoplastia es visible desde justo después de la cirugía. Sin embargo, al retirar todos los vendajes a las dos semanas será cuando el paciente empezará a ver los resultados definitivos, aunque no serán los finales hasta al cabo de un año. La recuperación es muy rápida, en dos o tres días podrás incorporarte a tus obligaciones laborales y tener una vida normal.

Resultados de la rinoplastia y la rinoseptoplastia: antes y después en Clínica Opción Médica

A continuación os mostramos los resultados de casos reales de pacientes de Clínica Opción Médica:

Descubre a nuestros reconocidos especialistas en cirugía nasal

La cirugía plástica de nariz tiene que ser realizada por expertos especialistas en ésta ya que es la intervención que necesita una mayor sensibilidad artística y conseguir los resultados deseados por el paciente no siempre es fácil. Por eso, en Clínica Opción Médica disponemos de diferentes cirujanos plásticos especializados en rinoplastia, la cirugía más demandada a nivel facial.

Nuestro equipo está especializado en intervenciones mínimamente invasivas y el uso de las técnicas más avanzadas para procurar que el postoperatorio sea rápido y cómodo.

En Clínica Opción Médica encontrarás la profesionalidad y dedicación de uno de los mejores equipos médicos a nivel nacional. Nuestro primer objetivo es siempre mejorar tu calidad de vida.

¡No te lo pienses más! Pide tu cita gratuita aquí.

Bibliografía:

Deja un comentario

Close Menu
Abrir chat